La danza perdida. Estrategias para sabotear el mundo I

No danzo una danza que pertenece a este mundo.
Min Tanaka

Foto de Esther para la pieza Sosiego de Coracor Danza.

El señor Min Tanaka describía en estos términos su pesquisa artística: una estrategia secreta para evitar ser engullido por la sociedad. La estrategia dancística de Tanaka es la de sustraerse. Danzar es huir, es hacerse resbaladizo para deslizarse por las grietas de la cuadrícula de la mundanidad. Hacer desaparecer – nada más. No queda ninguna esperanza legítima de poder cultivar una posición revolucionaria desde el arte. No se trata de plantear una transformación del mundo desde la consciencia del gesto. No es que sea imposible. Solamente que, de emerger una transformación digna, lo hará por una combinación de factores imprevisibles. Programarla es inútil.

Seguir leyendo
Publicado en Ideas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

JINEN Butoh con Atsushi Takenouchi y Hiroko Komiya en Madrid

Atsushi Takenouchi JINEN Butoh

Taller de danza: «Las cuatro estaciones: abrazar la vida y la muerte con el butoh»

Seguir leyendo
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Intensivo celebración: 10 años del Arte de Nacer

Foto de David Casanova, 2015.

El Arte de Nacer cumple 10 años en Madrid este mes. Hace una década que se propuso el primer intensivo, concretamente en la misma sala donde ahora mismo sucede Aula Nostra.

Diez años investigando y compartiendo el Arte de nacer, el pensar naciendo, la Butosofia. Aunque siento que estamos comenzando no más, no me parece demasiado temprano como para celebrar un poco. Muchas cosas lindas sucedieron esta década y quiero hacer una retrospectiva de ideas danzarinas.

En agosto que viene, en esta sala de Espacio en Blanco donde paso las mejores horas de mis días, ofreceré un taller de diez sesiones en cinco días del Arte de Nacer.

Quiero profundizar en lo que hago y también devolverle algo a esta comunidad de cuerpos, mentes y artes incipientes que me permite vivir el sueño. Este taller cuenta con diez plazas a diez euros para jóvenes artistas (sin edad específica) que saben que pensar es tener hambre, que danzar es abrir el espacio, que un cuerpo es una interrogación.

Trabajaremos de lunes 1 de agosto a viernes 5 de agosto, de 11h a 14h30 y 16h30 a 20h, en Espacio en Blanco, en Madrid. Cuando imparto un intensivo, trato de seguir indagando. Para este intensivo, pensaré desde la recopilación, concebiré diez sesiones con la intención de proporcionar una idea general de la butosofia.

Para aplicar, hasta el 15 de julio, debes enviar una crítica de una de las entradas de http://www.butosofia.com a butosofia@gmail.com con nombre y apellido y consentir a que dicho escrito se publique en redes sociales.

Seleccionaré 10 personas de manera un poco arbitraria. Seleccionaré personas que no conozco nada (o no mucho) en función del texto escrito. No se trata de regurgitar lo que se dice en el texto, los he escrito yo, no me los expliques. Explícame en qué sentido te hacen pensar, a dónde te llevan, dónde fallan, etc. Quiero pensar, quiero que pensemos. Pensar es parecido a arder. Quiero que me toques contándome cómo te tocó este texto u otro. Puedes adjuntar un corto video de tu danza por si piensas que escribir no es tu fuerte. Aun así, atrévete a un párrafo… de este texto salió esta danza y… El taller es enteramente corporal, de movimientos y carnes.

Las entradas que puedes comentar son, todas disponibles en http://www.butosofia.com :

1. La dignidad de la improvisación
2. ¿Para qué danzamos? Sobre el arte de los que no tienen nada que contar
3. Desplazarse no es moverse, expresarse no es pensar
4. Improvisación pura
5. La terapia de la conspiración
6. Sobre migraciones, mudanzas y mística
7. Nictofilia. Sobre una metáfora marchita
8. El goce de vivir deseando morir
9. Un cuerpo sin mundo no es un cuerpo
10. Una celebración absoluta

*

Junto a estas diez plazas, hay cinco plazas disponibles para quienes pueden permitirse abonar una cuota de 110 euros (las diez sesiones mañana y tarde) o 90 euros (solo las mañanas o solo las tardes).

Este taller no cuenta con apoyo institucional ninguno. Lo recaudado se entrega a Espacio en Blanco para que continúe con su labor tan indispensable de acompañar a pedagogos novatos y pedagogas emergentes en el descubrimiento de su propuesta.

Infinitas gracias a todas las personas que han hecho la butosofia una fiera realidad.

*

Fechas
1-5 de agosto del 2022

Lugar
Espacio en Blanco, Madrid

Horario
11h-14h30 y 16h30-20h

Precio
110 euros 10 sesiones
90 euros cinco sesiones (elegir mañana o tarde)
10 plazas a 10 euros con proceso de selección (aplicar hasta el 5 de julio)

Consulta
butosofia@gmail.com / 625 067 600

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Perfumes de una ausencia

Nacer es una travesía.

Cuenta Gaston Bachelard, en El Agua y los sueños, que los primeros barcos eran tumbas. Se devolvían cadáveres al océano sobre balsas funerarias. Y, un buen día, alguna gente intrépida, los primeros marineros, quisieron saber adónde iban los muertos. Infiltrados en las tumbas, surcaron los mares atraídos por el otro lado.

Sentencia Bachelard: La muerte es el primer navegante. Y toda navegación es también un nacimiento. Nacer es atravesar lo imposible para caer en lo innombrable. En ello, la muerte sigue al nacimiento. Los seres nacientes son por esencia intersticial.

El resto es todo (lo normal) de Aula nostra, en La Neomúdejar, diciembre 2020. Foto de Laura C Vela.
Seguir leyendo
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nacer a escena. Una mirada singular hacia el espectáculo del butoh

¿Ensanchar el arte? No, más bien ve con el arte a tu angostura más propia. Y libérate.
Paul Celan

Ainhoa Alberdí, en Alma negra 00×00, Espacio en Blanco. Foto de Raúl Bartolomé.

Un origen indescifrable

El nacimiento es obsceno. Es un acontecimiento anterior a la escena que sucede en sus márgenes primordiales, en las sombras. El nacimiento de los seres humanos es, aun hoy, mucho más animal que social. El nacimiento reincide en nuestro origen mamífero, origen que la sociedad encubre constantemente con mitos, vestimentas, roles, identidades y dioses. Con arte. El arte a menudo sirve para encubrir la obscenidad del origen. El nacimiento humilla a la soberbia humana.

Seguir leyendo
Publicado en Ideas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El cuerpo naciente

Nada puede contener este exceso que vibra en el fondo del cuerpo y que subyace a la animación del alma, esa exuberancia que erige a la naturaleza en su totalidad y que se desborda a ella misma. En el origen del cuerpo como en el origen del alma hay una écfrasis, una ekzesis, una erupción, una exvagación, una fuente que mana.
Pascal Quignard, La vida no es una biografía

Foto de David Martin. Alberto en El resto es todo (lo normal), muestra de Aula nostra en la Neomúdejar, diciembre del 2020.

El cuerpo naciente no está aquí. Está en tránsito.
El cuerpo naciente no está sanando. Está saliendo.
El cuerpo naciente no se identifica. Se relaciona.
El cuerpo naciente no está presente. Es extático.
El cuerpo naciente no está consciente. Está de viaje.

Seguir leyendo
Publicado en Gestación, Ideas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Danzas de( )mentes. Poética de aproximación al subconsciente

Principios2 de Matilde J Ciria y Jonathan Martineau, Alma negra. Foto de Fernanda Carvalho.

El pensamiento respira. El movimiento es su fundamento. Comenzar desde la danza, y no desde la sustancia, tiene la ventaja de poder desarrollarse en prácticas. Por el contrario, la sustancia, siempre fantasmagórica, despliega sus axiomas subyugando el movimiento. La sustancia, los fundamentos estáticos, las identidades fijas, las esencias eternas son ficciones que se agarran a la realidad para someterla y expropiar su energía creadora. ¿Cómo acercarse a lo que hay sin proyectar patrones de dominación? ¿Cómo pensar comprometido con valores de liberación? ¿Cómo acercarse al subconsciente sin ánimos de domesticación?

Hay respiración en el espacio. No es una creencia. Puede que sea un sueño. Pero su experiencia está al alcance de prácticamente cualquiera: el aire entra y sale. Pensar desde el cuerpo debe entenderse de la siguiente manera: todo pensamiento es una experiencia del cuerpo. La palabra cuerpo remite a la experiencia de un mundo y no a un compendio de conceptos anatómicos. La anatomía pertenece a la ideología libresca. El cuerpo entendido anatómicamente es mental, no recoge todo lo experimentable, ni lo explica, ni lo fundamenta. La anatomía es una rama del árbol de la poética. Cuerpo es la experiencia de un mundo. Repito: cuerpo significa experiencia de un mundo. Y mundo, a su vez, es una diferencia entre dentro y fuera. Depositar la atención en el flujo del aire que entra y sale es una profunda práctica filosófica.

La mente aprendiz

No se trata de ir debajo de la nariz a regularizar la respiración, dominarla, encasillarla en cuentas. Se trata de aprender del mundo, se trata de que el cuerpo (como experiencia) le enseñe algo a la mente. Nos acercamos a la respiración con una mente que no sabe. ¿Entrará el aire? ¿Saldrá? ¿Por cuánto tiempo? ¿Por esta ventanilla o más bien por la otra? Una mente aprendiz.

La primera enseñanza de la práctica consiste en darse cuenta que la mente no obedece al sujeto. El yo que resuena con tanta soberbia en el seno del pensamiento no coincide consigo mismo. La verborrea mental obedece a inercias más parecidas a tiranas que a sirvientes. No somos dueños de la mente. El órgano de dominación del mundo se rige por la ceguera. Ahí donde creíamos estar al mando, nos encontramos en una jaula jaleada. ¿Quién nos llevó ahí?

La mente espía

El ojo no puede verse. El lenguaje no puede decirse. El cuerpo no puede comunicarse porque es la comunicación misma. La mente no puede saberse, pero puede sabotearse. ¿Qué pasa en mi cuerpo cuando yo no estoy? Ir hacia la respiración con pies de paloma. ¿Quién respira? Ni cristiana, ni budista, ni atea, ni de este país ni de este otro, ni vieja ni joven, ni mujer ni hombre, ni de derechas ni de izquierdas, ni rica ni pobre. La respiración ni siquiera es humana. Es el mamífero él que respira. El animal puede enseñar la serenidad a la mente. Acercarse a la respiración del animal con una mente que no sabe, que se quiere discreta, invisible. Espío al animal subconsciente no para triunfar sobre él sino para contagiarme de su abundante fuerza.

La mente científica

La respiración es dual: entra y sale. Pero la mente no elige bando: no estoy a favor de la inhalación, no quiero erradicar la exhalación, no prefiero ni una ni otra. Observo. Discreto. Sin hacerme notar. Sin manipular los resultados: una mente científica. Desapegada. Sin identificarme, es la sombra la que respira. Hay una diferencia de temperatura entre el aire que entra y el aire que sale, hay un roce entre el flujo del aire y la piel, un toque, una acaricia. Etc. Mil detalles, mil matices. La experiencia de un mundo abre un territorio inmenso donde perderse.

La mente poeta

Vinimos con la idea de aprender algo del mundo. No para conectar consigo mismo, ni mucho menos con el interior propio. No. Venimos para experimentar la diferencia entre dentro y fuera. Nos dimos rápidamente de bruces con un hecho inquietante: estamos poseídos por un «yo» que obedece inercias ciegas, a menudo adicto al sufrimiento, chantajista, manipulador, vanidoso y otras lindezas. La atención no sabe permanecer en la experiencia del mundo más de tres segundos sin opinar o boicotear. Seguimos enfocando a la respiración, con la actitud de un espía, para ver los patrones mentales desvelarse en su rebelión. Cierta calma relativa aparece con el tiempo, y podemos sumergirnos en la experiencia para disfrutar de su riqueza de matices, distinguiendo cual científico todas las texturas de la resonancia entre flujo de aire y sensaciones.

Hay respiración en el espacio, hay vida exuberante, hay desbordamiento, nacimiento. Puede que sea un sueño. Hay gozo. Para deleitarse de la respiración, invocamos a la mente poeta, la mente que sabe gozar del perfume de una flor sin arrancarla del suelo. Observar la respiración natural sin apropiársela. Es la vida anónima la que respira, y esta vida nos atraviesa. Un poeta embriagado por el nosotros insumiso.

La mente recién nacida

La atención se deposita en el flujo de la respiración, liberándose de su anclaje por detrás de los ojos. No existe el pequeño yo marionetista controlador del cuerpo. Vivir detrás de los ojos es una auténtica pesadilla: sede central del control enraizado en el terror. Liberada de su fijación, la atención se revela como fenómeno espacial: un descanso profundo. La respiración es mucho más antigua que nosotros. Nuestra atención recién nacida yace en el oleaje del aire que entra y sale, en la abuela respiración. Ningún atisbo de control se asoma en el bebé recién nacido que descansa en el regazo de su abuela. Fascinación, admiración, extrañamiento, embobamiento. Una mente que acaba de aparecer en un mundo ya comenzado.

La mente mundo

Al final, para comenzar, ya no estamos ahí y al mismo tiempo estamos más presentes que nunca. La respiración no es propia. La atención no es propia. La mente carece de sujeto (o reconoce que la sujeción es indeseable). Se revela el gran secreto butoh: sean cuales sean tus concepciones de «mente» y «espacio», estas dos palabras remiten a lo mismo. Mente y espacio son sinónimos. Ningún espacio que no sea un sueño. Y ningún sueño que no sea un paisaje movedizo. La respiración somos nosotros, un nosotros inasible, insumiso, inobjetivizable, intotalizable, innombrable. Somos mundo. Somos cuerpos: experiencias de mundos que son diferencias entre interior y exterior. Somos entretejidos. Somos danza naciente.

Publicado en Ideas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Nacer con locura. Intensivos en Madrid

El taller Un Toque de locura, donde se investigan las zonas de resonancia entre el Contact-Improvisación y el butoh, entre el cuerpo físico de la materia y el cuerpo naciente del tiempo, se impartirá por las mañanas.

El taller El Arte de Nacer, donde se explora el enfoque del pensamiento naciente, por unos caminos u otros, dependiendo de los cuerpos presentes y de mis intereses de investigación de la época, se impartirá por las tardes.

Se puede participar en el taller de las mañanas o en el taller de las tardes. También en los dos. Sería un honor y un placer contar con algunas personas presentes en ambos talleres y así poder desarrollar una exploración más rica.

Más info en torno a Un toque de locura:
https://butosofia.com/2019/04/27/un-toque-de-locura-butoh-para-el-contact-improvisacion/
E ideas:
https://butosofia.com/2018/08/18/aterrizar-despues-de-paxton/
https://butosofia.files.wordpress.com/2014/01/nometoqueslassensaciones.pdf

Más info en torno a El Arte de nacer:
https://butosofia.com/talleres/talleres/
https://butosofia.com/escritos/

Fechas
Del martes 3 al jueves 5 de agosto

Horario
Un Toque de Locura: de 11h a 14h
El Arte de Nacer: de 18h a 21h

Precio
70 € (un intensivo, mañana o tarde)
100 € (los dos intensivos, mañana y tarde)

Lugar
Almazen 9, Calle Duque del Alba 9 (Tirso de Molina), Madrid

Info e inscripción
butosofia@gmail.com / 625 067 600

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una comunidad de ensueño

Las personas que hablan habitan en el mismo mundo. Las personas que sueñan se retiran en mundos propios (idiotes kosmos).
Heráclito, fragmento LXXXIX

El encuentro exige el sueño de uno y de otro puesto que solo los sueños desconocen las fronteras entre los mundos.
El dios Xowalaci

Terrenos fandangosos, por Aula Nostra, en colaboración con Obscena. Foto de Raúl Bartolomé.

La unidad ficticia del mundo

Habitamos en las consecuencias de nuestros presupuestos mentales. Nuestros axiomas filosóficos sirven de cimientos a nuestras cárceles psíquicas, o de trampolín para nuestras aventuras psiconáuticas. La fe en un solo mundo que nos une, unida a una mala comprensión de la función del lenguaje, nos acaba aislando en patrones de sufrimientos ensimismados. En vez de usar el lenguaje para excavar túneles hacia afuera, lo usamos para insistir en la ficción de la totalidad del mundo. No solamente estamos presos en vidas estancadas (no por estancadas dejan de ser muy ajetreadas), sino que encima cada vez que hablamos recalcamos la cárcel. Vivimos en una prisión que el lenguaje hace redundante, y que la redundancia refuerza.

Las personas que hablan habitan en el mismo mundo, afirma Heráclito. En nuestros lenguajes comunes obra un poderoso embrujo, que se manifiesta especialmente en el uso del artículo definido. Al hablar tenemos la sensación de que sabemos de lo que hablamos. El espejismo puede resultar anodino mientras conversemos en torno a «la» silla, «la» tarde, «el» reloj, etc. Cuando hablamos de «la» violencia, «la» libertad, «el» amor, la confusión generada por un artículo que define un objeto fuera del lenguaje nos expone a complicaciones de mayor magnitud. Las personas que hablan viven en «el» mundo. Para el hablador cotidiano, el mundo es exterior al lenguaje como su yo es ajeno al espacio. Sin embargo, este mundo unitario solo existe en el lenguaje. El lenguaje, que en su origen debía servir a establecer una conexión con el exterior, acaba hablando de sí mismo. Todo lenguaje es autorreferencial. La espiral virtuosa de la existencia se convierte en el círculo vicioso del ensimismamiento. Somos presos del lenguaje y en la prisión de la comunicación somos la presa del ideal ficticio de la sociedad. El fervor de nuestra existencia se ve transmutado en celebración de una realidad falsificada.

Seguir leyendo
Publicado en Ideas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Erotismo & Gore en la danza butō, intensivo en Madrid con Marlène Jöbstl

Erotismo & Gore en la danza butō o Explorar la Insolencia
Intensivo de danza butō impartido por Marlène Jöbstl

Seguir leyendo
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario