Nacer os hará libres. Manifiesto para la butosofia

nacer cartel

El monólogo danzado Nacer os hará libres. Manifiesto para la butosofía es la culminación de una larga investigación. No se trata de un trabajo multidisciplinario entre danza y filosofía. Se trata más bien del resultado de una disciplina sostenida durante muchos años. Una disciplina enfocada desde sus inicios hacia la libertad del animal humano y en primer lugar la del cuerpo que interroga el mundo en el cual emergió. Mientras me comprometía en una tesis doctoral acerca de los derechos humanos y su implicación en las guerras contemporáneas, me sumergí en las formas improvisadas de la danza contemporánea. La danza me dio la clave para comprender el fallo de pensamiento que aqueja nuestra comprensión política de la libertad: el dualismo que separa cuerpo y espacio.

Fue en la ladera del Himalaya donde escribí por primera vez la palabra Butosofía.

*

En la escuela Subbody butoh dirigida por Rhizome Lee no se admiten las palabras. Se debe al contrario seguir los sueños. Un día soñé que mi mano hablaba, que mi cadera opinaba, que mis pies conversaban. El día siguiente improvisé un solo inspirado en este suceso onírico y sufrí en carne propia la distancia entre las palabras y la carne. Un mes más tarde presenté en el segundo festival de butoh del Himalaya un mini solo de 10 minutos titulado Exponiendo la exposición. La pieza se desarrolló, siempre frente al público, hasta llegar a la media hora. La presenté de nuevo en España, en 2013. Desde los ocho minutos improvisados de mayo del 2011 a la hora que dura Nacer os hará libres en 2019, he podido presentar y desarrollar lentamente este trabajo. La pieza no emergió de una producción, ni se trata de una creación, fue un proceso de crianza. A veces me preguntan si escribí yo el texto. No lo escribí, lo parí, frase a frase, función a función, mientras buceaba en la oscuridad del cuerpo.

*

Un letrero a la entrada de Auschwitz anunciaba que “el trabajo os hará libres”. Millones murieron de una manera atroz. Murió también el orgullo del ser humano y de su racionalidad. Necesidad de lo imposible, decía Derrida, nos hace falta una palabra que guarde el silencio. Quería decir: una palabra que no mate al cuerpo. Nacer es esta palabra.

*

Theodor Adorno escribió que después de Auschwitz la poesía ya no era posible. El lenguaje, creía el pensador, no es el lugar adecuado para las esperanzas. El título de la pieza busca un nuevo territorio para la poesía, la libertad y las esperanzas.

Nacer significa, entre otras cosas, estar expulsado en un mundo que no sabemos nombrar. Nacer supera el dilema de Hamlet entre ser y no ser. Nacer es una forma afirmativa de no ser. En francés, la palabra naître (nacer) se pronuncia exactamente igual que n’être (no ser). Nacer es una acción que no genera un mundo positivo y un mundo negativo, un maestro y un esclavo, un poder y un dominado, un dios y un chivo expiatorio. Seguir naciendo es nuestra última libertad.

*

Infinitos agradecimientos a DT Espacio escénico y el equipo humano que lo encarna por ofrecerme la oportunidad de transformar en una pieza escénica lo que hasta ahora solo era una pesquisa informe y un tanto caótica. La ayuda mayéutica de Victor Ríos en este proceso de transformación ha sido fundamental y la deuda queda pendiente. Gracias maestro.

*

En DT Espacio escénico, calle de la Reina 9.
Jueves, viernes y sábado 21, 22 y 23 de marzo a las 20h30.
Entradas: 91 521 71 55 / reservas@dtespacioescenico.com

*

Nacer os hará libres. Manifiesto para la butosofía
Creación, danza y texto: Jonathan Martineau
Asistente mayéutico: Victor Ríos
Luces: Nataliya Andrukhnenko
Duración aproximada: 60 minutos

Publicado en Ideas, Performance | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

El Cuerpo en su Mundo 3

Taller de investigación corporal en la naturaleza
con Fernando Nicolás Pelliccioli, Jonathan Martineau y Carlos Osatinsky
Del 15 al 21 de julio del 2019
El Domo indómito, Losar de la Vera

ECESM.2018.web-68

Fotografía de Raúl Bartolomé, El cuerpo en su mundo 2, agosto 2018.

Por un tercer año consecutivo, invitamos a una aventura colectiva en las profundidades del cuerpo y la mente. Proponemos una inmersión hacia los huesos y el subconsciente y entendemos que la montaña, los ríos, los árboles, los insectos, el silencio constituyen el estudio ideal para realizar nuestra investigación. Solo conocemos el cuerpo si lo exploramos en relación al mundo. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un cuerpo sin mundo no es un cuerpo

No quiero hablar de cómo están las cosas. Quiero mostrarte cómo surge la cuestión.
Erich Kästner

AN_18_40.0.Agueda.muestras.web-37

Fotografía de Raúl Bartolomé en Alma negra edición 42º, Portugal 2018.

Quiero llamar la atención sobre una desaparición inquietante. No es fácil percatarse de las ausencias. La fe cuasi absoluta que depositamos en nuestros ojos no nos ayuda. Ver lo desaparecido exige que nuestra mirada se ponga al servicio de la intuición pues las ausencias no se ven, se sienten. Es aun más difícil cuando, mientras algo se desvanece paulatinamente, no cesan de señalar el resplandor de lo que aparece con mayor claridad. Viejo truco de ilusionista: todo lo que brilla sirve para esconder lo importante que transcurre en la sombra. Seguir leyendo

Publicado en Ideas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cárceles que flotan

No se puede ser guardián de cárcel y ser humano evadido al mismo tiempo.
Pascal Quignard, Las sombras errantes

AN_18_40.0.Agueda.clases.web-22

Alma negra 42º. Fotografía de Raúl Bartolomé.

Este hombre era la sensación del pueblo. Levitaba. Se aglutinaban masas de curiosos a su alrededor para presenciar sus proezas de levedad. Gautama el Buda llegó a la ciudad para enseñar Vipassana. Los discípulos del iluminado pensaron que debía absolutamente conocer a este hombre que flotaba. Al llegar a la urbe, Gautama se dejó guiar hacia el lugar donde estaba el hombre que levitaba, rodeado como siempre de una multitud de aduladores. Gautama se acercó, lo vio, sonrió y se dio la vuelta para marcharse susurrando: Qué curioso, un hombre en una cárcel flotante. La enseñanza irónica de Buda es muy sencilla: las posibilidades técnicas de un cuerpo no conducen a su liberación. Seguir leyendo

Publicado en Ideas | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Yo no nací solo. Sobre una alienación vertiginosa

La soledad es inherente a la especie humana. Nacemos y morimos solos.
Ricardo Darín

AN_18_40.0.Agueda.muestras.web-47

Performance final en Alma negra 42º, Agueda, 2018. Fotografía de Raúl Bartolomé.

Yo no nací solo. En el pasado, he pensado y he llegado a escribir cosas semejantes a las que expresaba el actor argentino Ricardo Darín en esta entrevista. Nacemos solos y morimos solos. Soñaba con convertirme en un héroe de la soledad, como quien se enfrenta sin muletas ni espejismos a la condición humana. Soledad innata. Todo lo demás es ficción y cobardía.

Hoy sin embargo no doy crédito a lo que leo. ¿Cómo puede pensarse que nacemos solos? ¿Cómo es posible que una persona en su sano juicio y lejos de la estupidez llegue a afirmar que nacemos y morimos solos? ¿Cómo un periódico con pretensión de proyección internacional puede publicar sin rechinar una tan patente barbaridad? ¿Nacemos solos?

Habitar en las entrañas de una persona. Compartir un órgano con ella. Estar atado a esta persona por un cordón umbilical a través de la cual fluye una sangre que recorre sin distinción sus venas como las tuyas. Atravesarle los genitales de adentro hacia fuera, espaciarle el hueso púbico unos centímetros, no raras veces desgarrarle el periné, gritar y extasiarse juntos. Si de verdad te dejan actuar solo al nacer – lo que no sucede prácticamente nunca –, raptar hacia sus pechos para comer directamente de su seno. Reconocer una voz de la cual ya estás enamorado por defecto. Si todo esto es estar solo, amigos míos, yo ya no sé lo que puede significar estar en compañía. Si nacer y soledad se pertenecen, os ruego que se me interne en un psiquiátrico pues mi confusión es total. Seguir leyendo

Publicado en Ideas, Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Thinking Through

Passing through, through yourself, through the others,
through the room, passing through, through, through all the time,
crossing through all the time, through, through,
until you become invisible.
David Zambrano

zambrano_ponderosa

Photo by Raquel Fonfría, EXIN workshop in Ponderosa in 2014.

[Original en español.]

Cioran said there is no worse poet than the person who only reads poetry. Little good is done to dance by the person who only engages with the body through the prism of a single word, even if it is a word that has come from the other side of the world. If you only go to butoh workshop you understand little of what butoh could mean. One must be guided by wisdom, not etiquette. The debt that Butosofia has to the work of David Zambrano is immense. In his work, the dissolution of the individual in an emergent space includes jumping, slipping and unfolding from the velocity of reflections. It involves sweat, the gaze of presence, running, pausing, seeing, physical and mental exhaustion, and above all, the ability to go beyond difficulty, burns, blisters, blood, and other uncategorizable pains. To go through everything and to go in spite of everything – isn’t this the leitmotiv of being born, to go through at all costs, mixing death and life? For Zambrano, and no one who knows him will doubt it, dance is a way of life. Dance is a vision and a philosophy – a way to think and a way to live. Seguir leyendo

Publicado en Ideas | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Aterrizar después de Paxton. Un apunte para la teoría del Contact-improvisación

Las caídas del alma son largas.
Pascal Quignard, Pequeños tratados

A lo largo de su caída se repite a sí mismo: Hasta ahora todo va bien, hasta ahora todo va bien, hasta ahora todo va bien. Pero lo importante no es la caída, sino el aterrizaje.
En la película El Odio de Mathieu Kassovitz

IMG_0247

Quiero argumentar un pensamiento sencillo: el aterrizaje abre un mundo más vasto que la caída. En comparación con la caída, el aterrizaje despeja un paisaje conceptual más amplio, más atractivo para la investigación en movimiento y más propenso a intimar con nuestra experiencia de la realidad. Seguir leyendo

Publicado en Ideas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Nictofilia. Sobre una metáfora marchita

El butoh es de la oscuridad o no es.
Natsu Nakajima

Que se me entienda bien, lo que llamo oscuridad es claridad para los niños.
Tatsumi Hijikata

De sus escapadas en los abismos del pensar, el poeta trae de vuelta algunas imágenes capaces de detonar belleza en el mundo cotidiano. Los aventureros de los confines de la experiencia humana, regresando de sus incursiones hacia el borde abismal del psiquismo, siembran metáforas cuyo perfume corroe las cadenas que atan a los seres humanos a su miseria existencial. Estas imágenes y metáforas florecen, liberan y se marchitan. Estas parábolas nos sirven para resonar con el reverso del mundo convencional, liberándonos parcialmente de la carga de la realidad. Ocurre a veces que la imagen del poeta pasa de ser una ventana para la emancipación a ser un principio organizador del anverso del mundo. Metáforas secuestradas y pervertidas. Ya no desempeñan un papel de trampolín hacia lo inexplicado sino que encauzan la circulación de lo conocido. Ensimisman en lugar de abismar. Adormecen en lugar de despertar. Nuevos poetas vendrán y sus sueños lúcidos, al brotar, agrietarán las antiguas imágenes marchitas y petrificadas.

Jhony.-2499

Cien demonios en soledad. Fotografía de Raúl Bartolomé.

No deja de extrañar la persistencia de la idea que une el bien a la luz. ¿Cómo tanta gente puede permanecer ciega a la violencia intrínseca al concepto de luz? Horkheimer y Adorno, en su Dialéctica de la Ilustración, se cansaron de adular el bien porque, afirmaron en 1942, la luz del bien quema el mundo que ilumina. Cuando por añadido el ideal de luz se concibe en oposición frontal a la oscuridad, desplegando una retórica de guerra a muerte entre partes del universo, entonces nos encontramos claramente frente a la estupidez. Quien opone la luz y la oscuridad confiesa que no ha pensado en el tema más de un par de minutos. Seguir leyendo

Publicado en Ideas | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

En el filo de lo vivo

El desarrollo de un apetito insaciable para los límites de lo pensable.
Jean-Paul Curnier, Manifeste

he_venido_oír

He venido para no volver, La Pedriza. Fotografía de Claudio Palazzo.

En septiembre del año pasado, fuimos a danzar a la montaña. Para el evento Obscena. Naturaleza insólita, presenté de nuevo la pieza He venido para no volver concebida en la primavera anterior. Esta pieza se desarrolla junto a unas rocas gigantes con forma de cabeza de perro. En ella hundo mi cráneo en un oído de granito.
Demasiado a menudo uno se tropieza con versiones baratas de la ética de la escucha. Saber escuchar implica saber descifrar la gramática del espacio. Escuchar es distinguir, diferenciar, ordenar, proporcionar sentido. Escuchar por escuchar, sin forma, todo y nada al mismo tiempo, solo nos muta en seres sin consistencia, esclavos de los vientos y de cualquier impulso o mandato con la mínima fuerza. Escuchar es también filtrar. Escuchar es a veces ensordecer.
Pensar alterna, en una sutil dosificación, la escucha, el análisis y los oídos sordos. Captar, descifrar, lanzarse. A veces estos tres momentos acaecen en simultáneo. Algunos queremos llamar danza a este acontecimiento de una escucha crítica en movimiento.

He venido para no volver es una danza presa de las rocas de La Pedriza. Fue creada ahí y ha aparecido para no salir.

He venido para no volver es una decisión ética, es abrazar el movimiento en sentido único que es el nacimiento. El nacimiento es una flecha, atraviesa, desgarra, grita, abre, separa. La vida por su lado es un círculo, une, cierra, comunica, habla. Los seres nacientes viajan en sentido único. Por su lado, los seres humanos que rinden culto a la Vida hacen como los turistas, compran trayectos ida y vuelta. Seguir leyendo

Publicado en Agradecimiento, Ideas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Escenarios de gesta. De partos, creaciones, cenizas y diamantes

Nos invitaron a caminar en círculo en el escenario del Teatro Pradillo junto a otra persona. Mientras él preguntaba sin cesar, yo debía contestar sin filtrar.
Preguntó: ¿Porqué sois tan poco productivos Diana Bonilla y tú en Coracor Danza?
¿Poco productivos?, me extrañé sinceramente. En tres años dimos luz a un dúo corto, Bordes12, una pieza larga, Sosiego, y otro dúo site specific Noli me leggere.
Los 15 minutos de Bordes12 fueron incluidos íntegros en Sosiego. Noli me leggere fue creada de una manera que es literalmente imposible de extraer del sitio donde la concebimos. Desde entonces añadimos la investigación para la improvisación Cien demonios en soledad. Ensayo dancísticos en torno a la idea de deposesión. En siete años de existencia. ¿Poco? ¿En serio?

31590515_983110791845553_4678634778931494912_o

Fotografía de Javier L. Navarrete

En 1982, después de tres semanas actuando con aforo completo, el teatro de la Ville de Paris ofreció a Sankai Juku presentar una nueva creación cada dos años. El director de la compañía, Ushio Amagatsu, pidió un tiempo para reflexionar, petición que sorprendió a los directores del teatro, convencidos que su oferta sería aceptada inmediatamente. ¿Quién, se preguntaba Amagatsu, vive tan intensamente que es capaz de crear algo cada dos años? Apoyándome en mi propia singularidad, escribe en Des rivages d’enfance au butô de Sankai Juku, podría buscar temas universales y acercarme a este receptáculo universal que es el butoh. A continuación confiesa que durante 14 años Sankai Juku estrenó una y otra vez la misma pieza, cambiando sutiles detalles y el título. A los 14 años la pieza sufrió un drástico cambio: pasaron de cinco a seis bailarines. Drástico os digo… Seguir leyendo

Publicado en Ideas, Performance, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario