Nacer a escena. Una mirada singular hacia el espectáculo del butoh

¿Ensanchar el arte? No, más bien ve con el arte a tu angostura más propia. Y libérate.
Paul Celan

Ainhoa Alberdí, en Alma negra 00×00, Espacio en Blanco. Foto de Raúl Bartolomé.

Un origen indescifrable

El nacimiento es obsceno. Es un acontecimiento anterior a la escena que sucede en sus márgenes primordiales, en las sombras. El nacimiento de los seres humanos es, aun hoy, mucho más animal que social. El nacimiento reincide en nuestro origen mamífero, origen que la sociedad encubre constantemente con mitos, vestimentas, roles, identidades y dioses. Con arte. El arte a menudo sirve para encubrir la obscenidad del origen. El nacimiento humilla a la soberbia humana.

Seguir leyendo
Publicado en Ideas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El cuerpo naciente

Nada puede contener este exceso que vibra en el fondo del cuerpo y que subyace a la animación del alma, esa exuberancia que erige a la naturaleza en su totalidad y que se desborda a ella misma. En el origen del cuerpo como en el origen del alma hay una écfrasis, una ekzesis, una erupción, una exvagación, una fuente que mana.
Pascal Quignard, La vida no es una biografía

Foto de David Martin. Alberto en El resto es todo (lo normal), muestra de Aula nostra en la Neomúdejar, diciembre del 2020.

El cuerpo naciente no está aquí. Está en tránsito.
El cuerpo naciente no está sanando. Está saliendo.
El cuerpo naciente no se identifica. Se relaciona.
El cuerpo naciente no está presente. Es extático.
El cuerpo naciente no está consciente. Está de viaje.

Seguir leyendo
Publicado en Gestación, Ideas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Danzas de( )mentes. Poética de aproximación al subconsciente

Principios2 de Matilde J Ciria y Jonathan Martineau, Alma negra. Foto de Fernanda Carvalho.

El pensamiento respira. El movimiento es su fundamento. Comenzar desde la danza, y no desde la sustancia, tiene la ventaja de poder desarrollarse en prácticas. Por el contrario, la sustancia, siempre fantasmagórica, despliega sus axiomas subyugando el movimiento. La sustancia, los fundamentos estáticos, las identidades fijas, las esencias eternas son ficciones que se agarran a la realidad para someterla y expropiar su energía creadora. ¿Cómo acercarse a lo que hay sin proyectar patrones de dominación? ¿Cómo pensar comprometido con valores de liberación? ¿Cómo acercarse al subconsciente sin ánimos de domesticación?

Hay respiración en el espacio. No es una creencia. Puede que sea un sueño. Pero su experiencia está al alcance de prácticamente cualquiera: el aire entra y sale. Pensar desde el cuerpo debe entenderse de la siguiente manera: todo pensamiento es una experiencia del cuerpo. La palabra cuerpo remite a la experiencia de un mundo y no a un compendio de conceptos anatómicos. La anatomía pertenece a la ideología libresca. El cuerpo entendido anatómicamente es mental, no recoge todo lo experimentable, ni lo explica, ni lo fundamenta. La anatomía es una rama del árbol de la poética. Cuerpo es la experiencia de un mundo. Repito: cuerpo significa experiencia de un mundo. Y mundo, a su vez, es una diferencia entre dentro y fuera. Depositar la atención en el flujo del aire que entra y sale es una profunda práctica filosófica.

La mente aprendiz

No se trata de ir debajo de la nariz a regularizar la respiración, dominarla, encasillarla en cuentas. Se trata de aprender del mundo, se trata de que el cuerpo (como experiencia) le enseñe algo a la mente. Nos acercamos a la respiración con una mente que no sabe. ¿Entrará el aire? ¿Saldrá? ¿Por cuánto tiempo? ¿Por esta ventanilla o más bien por la otra? Una mente aprendiz.

La primera enseñanza de la práctica consiste en darse cuenta que la mente no obedece al sujeto. El yo que resuena con tanta soberbia en el seno del pensamiento no coincide consigo mismo. La verborrea mental obedece a inercias más parecidas a tiranas que a sirvientes. No somos dueños de la mente. El órgano de dominación del mundo se rige por la ceguera. Ahí donde creíamos estar al mando, nos encontramos en una jaula jaleada. ¿Quién nos llevó ahí?

La mente espía

El ojo no puede verse. El lenguaje no puede decirse. El cuerpo no puede comunicarse porque es la comunicación misma. La mente no puede saberse, pero puede sabotearse. ¿Qué pasa en mi cuerpo cuando yo no estoy? Ir hacia la respiración con pies de paloma. ¿Quién respira? Ni cristiana, ni budista, ni atea, ni de este país ni de este otro, ni vieja ni joven, ni mujer ni hombre, ni de derechas ni de izquierdas, ni rica ni pobre. La respiración ni siquiera es humana. Es el mamífero él que respira. El animal puede enseñar la serenidad a la mente. Acercarse a la respiración del animal con una mente que no sabe, que se quiere discreta, invisible. Espío al animal subconsciente no para triunfar sobre él sino para contagiarme de su abundante fuerza.

La mente científica

La respiración es dual: entra y sale. Pero la mente no elige bando: no estoy a favor de la inhalación, no quiero erradicar la exhalación, no prefiero ni una ni otra. Observo. Discreto. Sin hacerme notar. Sin manipular los resultados: una mente científica. Desapegada. Sin identificarme, es la sombra la que respira. Hay una diferencia de temperatura entre el aire que entra y el aire que sale, hay un roce entre el flujo del aire y la piel, un toque, una acaricia. Etc. Mil detalles, mil matices. La experiencia de un mundo abre un territorio inmenso donde perderse.

La mente poeta

Vinimos con la idea de aprender algo del mundo. No para conectar consigo mismo, ni mucho menos con el interior propio. No. Venimos para experimentar la diferencia entre dentro y fuera. Nos dimos rápidamente de bruces con un hecho inquietante: estamos poseídos por un “yo” que obedece inercias ciegas, a menudo adicto al sufrimiento, chantajista, manipulador, vanidoso y otras lindezas. La atención no sabe permanecer en la experiencia del mundo más de tres segundos sin opinar o boicotear. Seguimos enfocando a la respiración, con la actitud de un espía, para ver los patrones mentales desvelarse en su rebelión. Cierta calma relativa aparece con el tiempo, y podemos sumergirnos en la experiencia para disfrutar de su riqueza de matices, distinguiendo cual científico todas las texturas de la resonancia entre flujo de aire y sensaciones.

Hay respiración en el espacio, hay vida exuberante, hay desbordamiento, nacimiento. Puede que sea un sueño. Hay gozo. Para deleitarse de la respiración, invocamos a la mente poeta, la mente que sabe gozar del perfume de una flor sin arrancarla del suelo. Observar la respiración natural sin apropiársela. Es la vida anónima la que respira, y esta vida nos atraviesa. Un poeta embriagado por el nosotros insumiso.

La mente recién nacida

La atención se deposita en el flujo de la respiración, liberándose de su anclaje por detrás de los ojos. No existe el pequeño yo marionetista controlador del cuerpo. Vivir detrás de los ojos es una auténtica pesadilla: sede central del control enraizado en el terror. Liberada de su fijación, la atención se revela como fenómeno espacial: un descanso profundo. La respiración es mucho más antigua que nosotros. Nuestra atención recién nacida yace en el oleaje del aire que entra y sale, en la abuela respiración. Ningún atisbo de control se asoma en el bebé recién nacido que descansa en el regazo de su abuela. Fascinación, admiración, extrañamiento, embobamiento. Una mente que acaba de aparecer en un mundo ya comenzado.

La mente mundo

Al final, para comenzar, ya no estamos ahí y al mismo tiempo estamos más presentes que nunca. La respiración no es propia. La atención no es propia. La mente carece de sujeto (o reconoce que la sujeción es indeseable). Se revela el gran secreto butoh: sean cuales sean tus concepciones de “mente” y “espacio”, estas dos palabras remiten a lo mismo. Mente y espacio son sinónimos. Ningún espacio que no sea un sueño. Y ningún sueño que no sea un paisaje movedizo. La respiración somos nosotros, un nosotros inasible, insumiso, inobjetivizable, intotalizable, innombrable. Somos mundo. Somos cuerpos: experiencias de mundos que son diferencias entre interior y exterior. Somos entretejidos. Somos danza naciente.

Publicado en Ideas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Nacer con locura. Intensivos en Madrid

El taller Un Toque de locura, donde se investigan las zonas de resonancia entre el Contact-Improvisación y el butoh, entre el cuerpo físico de la materia y el cuerpo naciente del tiempo, se impartirá por las mañanas.

El taller El Arte de Nacer, donde se explora el enfoque del pensamiento naciente, por unos caminos u otros, dependiendo de los cuerpos presentes y de mis intereses de investigación de la época, se impartirá por las tardes.

Se puede participar en el taller de las mañanas o en el taller de las tardes. También en los dos. Sería un honor y un placer contar con algunas personas presentes en ambos talleres y así poder desarrollar una exploración más rica.

Más info en torno a Un toque de locura:
https://butosofia.com/2019/04/27/un-toque-de-locura-butoh-para-el-contact-improvisacion/
E ideas:
https://butosofia.com/2018/08/18/aterrizar-despues-de-paxton/
https://butosofia.files.wordpress.com/2014/01/nometoqueslassensaciones.pdf

Más info en torno a El Arte de nacer:
https://butosofia.com/talleres/talleres/
https://butosofia.com/escritos/

Fechas
Del martes 3 al jueves 5 de agosto

Horario
Un Toque de Locura: de 11h a 14h
El Arte de Nacer: de 18h a 21h

Precio
70 € (un intensivo, mañana o tarde)
100 € (los dos intensivos, mañana y tarde)

Lugar
Almazen 9, Calle Duque del Alba 9 (Tirso de Molina), Madrid

Info e inscripción
butosofia@gmail.com / 625 067 600

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una comunidad de ensueño

Las personas que hablan habitan en el mismo mundo. Las personas que sueñan se retiran en mundos propios (idiotes kosmos).
Heráclito, fragmento LXXXIX

El encuentro exige el sueño de uno y de otro puesto que solo los sueños desconocen las fronteras entre los mundos.
El dios Xowalaci

Terrenos fandangosos, por Aula Nostra, en colaboración con Obscena. Foto de Raúl Bartolomé.

La unidad ficticia del mundo

Habitamos en las consecuencias de nuestros presupuestos mentales. Nuestros axiomas filosóficos sirven de cimientos a nuestras cárceles psíquicas, o de trampolín para nuestras aventuras psiconáuticas. La fe en un solo mundo que nos une, unida a una mala comprensión de la función del lenguaje, nos acaba aislando en patrones de sufrimientos ensimismados. En vez de usar el lenguaje para excavar túneles hacia afuera, lo usamos para insistir en la ficción de la totalidad del mundo. No solamente estamos presos en vidas estancadas (no por estancadas dejan de ser muy ajetreadas), sino que encima cada vez que hablamos recalcamos la cárcel. Vivimos en una prisión que el lenguaje hace redundante, y que la redundancia refuerza.

Las personas que hablan habitan en el mismo mundo, afirma Heráclito. En nuestros lenguajes comunes obra un poderoso embrujo, que se manifiesta especialmente en el uso del artículo definido. Al hablar tenemos la sensación de que sabemos de lo que hablamos. El espejismo puede resultar anodino mientras conversemos en torno a “la” silla, “la” tarde, “el” reloj, etc. Cuando hablamos de “la” violencia, “la” libertad, “el” amor, la confusión generada por un artículo que define un objeto fuera del lenguaje nos expone a complicaciones de mayor magnitud. Las personas que hablan viven en “el” mundo. Para el hablador cotidiano, el mundo es exterior al lenguaje como su yo es ajeno al espacio. Sin embargo, este mundo unitario solo existe en el lenguaje. El lenguaje, que en su origen debía servir a establecer una conexión con el exterior, acaba hablando de sí mismo. Todo lenguaje es autorreferencial. La espiral virtuosa de la existencia se convierte en el círculo vicioso del ensimismamiento. Somos presos del lenguaje y en la prisión de la comunicación somos la presa del ideal ficticio de la sociedad. El fervor de nuestra existencia se ve transmutado en celebración de una realidad falsificada.

Seguir leyendo
Publicado en Ideas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Erotismo & Gore en la danza butō, intensivo en Madrid con Marlène Jöbstl

Erotismo & Gore en la danza butō o Explorar la Insolencia
Intensivo de danza butō impartido por Marlène Jöbstl

Seguir leyendo
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El ladrón de cuerpos

Hay que bailar desde el cuerpo que no nos ha sido robado.
Tatsumi Hijikata

Aula Nostra, El Resto es Todo (lo normal), en la Neomúdejar. Foto de Laura C Vela.

El ladrón de cuerpos tiene una voz penetrante. Todos le obedecemos. Especialmente a la hora de hablar de uno mismo. El ladrón de cuerpos entra por las orejas y siembra un cuerpo falsificado que se enraizará por detrás de los ojos. Esta falsificación organizará toda la vida en torno a una palabra: Yo. La atención enamorada de la vida caerá en el vacío de la falsificación con una facilidad desoladora, como entran las moscas en estas botellas atrapa moscas donde es fácil y lógico entrar, pero imposible salir. El cuerpo encarnado y la experiencia de mundos quedarán entonces en manos de la sociedad que se apropia la vida mediante la circulación de las palabras en el vacío de la cavidad encefálica. El ladrón de cuerpos, la tribu, el clan, la sociedad, el dios, el colectivo, pone al servicio de su propia supervivencia, crecimiento y dominación la existencia de la pluralidad anónima, naciente, abundante e inocente que somos.

Seguir leyendo
Publicado en Ideas | Etiquetado , | Deja un comentario

Devoluciones deliciosas

El butoh es como un vómito.
Carlota Ikeda

Si te regalan algo maravilloso, pásalo.
David Zambrano

Queda algo de paraíso en el ser humano.
Pascal Quignard

Aula Nostra, El Resto es Todo (lo normal), en La Neomudéjar. Fotografía de David Martin.

En la edición 40º de Alma negra, en Portugal en 2017, para la noche dionisíaca, invitamos a todas las personas a llevar algún objeto, camisa, pendiente, libro, que había venido al festival con ellas y al que amaban especialmente. Y entre todas nos hicimos un obsequio. Les dijimos: Lleva algo, que ha venido contigo y hacia el cual sientes un profundo cariño. Y pásalo.
Era una práctica. El artista en escena no debería hacer otra cosa: obsequiar lo que ama. Regalando lo que amas te sitúas más allá del alcance de cualquier juicio.

Seguir leyendo
Publicado en Agradecimiento, Ideas | Deja un comentario

La guerra contra el tiempo (o la humanidad que no vale la pena). Post scriptum a la gran batalla de nuestras vidas

He sido educado a muerte.
Fritz Zorn, Bajo el signo de Marte

El tiempo es un niño que juega […]
Heráclito, Fragmentos

Fotografía de David Martin. Aula nostra, El Resto es todo (lo normal), en La Neomúdejar (diciembre 2020)

Tiempos sin primor

La palabra primavera es original. Es un comienzo nuevo. En francés: printemps, el primer tiempo. Primavera. Un primer verdor. También, dicen algunos, un primer ver. Un ver de nuevo. El tiempo antes del verano, antes del día. La emergencia. La avalancha. El nacimiento. El surgir del tiempo.

El primer tiempo es, como todo, hijo de una anterioridad. Nacer siempre acontece en medio de un mundo ya comenzado. Los sueños nunca comienzan, sino que arrancan a la mitad. La flor que emerge de la oscuridad invernal echa raíces en el otoño que la precedió. Hubo un fruto antes. Hubo un tiempo antes del primero. La paradoja es la casa del pensamiento vivo. Una nueva visión siempre carga con una herencia. Hay un antes al tiempo. Un poder pulsa por debajo de toda verdad.

Al inicio la primavera pasada, oí al primer ministro de mi tierra natal, François Legault, anunciar que la pandemia iba a ser la más grande batalla de nuestras vidas. Una afirmación política que me sirvió de pretexto para plasmar una reflexión en torno a los tiempos pandémicos, tiempos sin elegancia ni prestigio espiritual. Hay mucho que pensar y poco silencio, a pesar del confinamiento, para escucharnos. Se abrió una ventana de tiempo que por desgracia hemos aprovechado para multiplicar la incoherencia y el ruido. Muchos datos invadieron la esfera pública y seguimos sin noticias de la perspectiva que podría darles un sentido. Tirando de hilos revelados en conversaciones con amigos, me puse a escribir La gran batalla de nuestras vidas para tratar de entender algo, para tratar de configurar islas de coherencia en un océano de confusión. Escribí, como invitaba Foucault, no para decir lo que pensaba sino para saberlo. No creo haber tenido mucho éxito. Quería escribir un par de textos, de un par de páginas. Acabé publicando aquí cinco textos, de muchas páginas y aun más páginas nunca compartidas. La envergadura de la complejidad de la época me supera en demasiados frentes. No tengo una vista general del bosque, pero he podido intimar con cuatro o cinco flores. Cuatro o cinco islas a la fertilidad dudosa. Pero sobretodo, he podido constatar de nuevo la profundidad vertiginosa del fango intelectual de la comunicación social y política. Nada bueno puede salir de aquí…

Seguir leyendo
Publicado en Ideas | Deja un comentario

El despertar del cuerpo sutil. Taller de Body Weather

Body weather. El despertar del cuerpo sutil, con Sara Pons en Madrid, 20-21 de febrero

Foto de Aida Vargas, Natures.

A través de la improvisación y el desarrollo de los sentidos, trabajaremos el despertar del cuerpo sutil resonando con el espacio.

“No bailo en el espacio, bailo el espacio.” Min Tanaka

1. MB (Mind/Body – Muscles/Bones)
Predisposición, atención, entrega, apertura, flexibilidad, acción, sudor…

2. LAB (laboratorio e improvisación)
Indagar, investigar, profundizar, desarrollar, olvidar, bisoku, elogio a la lentitud…

3. MANIPULACIONES (siete manipulaciones BW)
Respiración, el ver de las manos, relajación…BW es una práctica que nace en Japón en los años 70 a partir de las experiencias y puesta en común de Min Tanaka y Hisako Horikawa.

Es un entretenimiento muy completo que investiga profundamente la conexión Cuerpo-Espacio, viviendo el espacio como una extensión del cuerpo.

Es la búsqueda de un cuerpo versátil en cambio constante, como el propio tiempo, con un íntimo, complejo e infinito proceso, que rompe con las jerarquías, invitándonos incesantemente a desaparecer y aparecer en un cuerpo nuevo.

BW no es sólo una práctica es un conocimiento creativo en armonía con lo invisible.Sara Pons (bailarina, clown, coreógrafa, docente) formada en danza clásica, contemporánea, clown, circo y música.

En el año 2004 apareció el Body weather y el butoh donde desde entonces se ha convertido en su modus vivendi.

Sara Pons ha trabajado en diferentes festivales alrededor del mundo, con diferentes compañías y con la suya propia, impartiendo workshops y dirección coreográfica, en la Península, Portugal, Inglaterra, Alemania, EEUU.

Horarios:
Sábado de 11h a 19h (una hora y media de descanso)
Domingo de 11h a 15h

Precio:
80€ (90€ a partir del 1 de febrero)

Lugar:
AlmaZen9, calle Duque del Alba 9, Sótano
Madrid (Tirso de Molina)

Info e inscripción:
butosofia@gmail.com / 625 067 600

Seguir leyendo
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario