Bailar es soñar · ¿Qué es el butoh? #7

Para Kazuo Ohno, la respuesta a la pregunta ¿qué es la danza? es muy sencilla: bailar es soñar. A los participantes de sus talleres, el padre de Yoshito aconsejaba bailar dentro de vuestros sueños. Rhizome Lee utiliza las dos expresiones de manera indistinta, bailar, soñar. La investigación que Lee lleva a cabo en el Himalaya la llama subbody butoh, butoh del subcuerpo, en una clara analogía al subconsciente. La definición, bailar es soñar, es sencilla pero su aplicación puede dejar perplejo.

jon

Cabaret freak, Nave Estrellarte, Dílar, 2010. Fotografía de Juan Antonio Cárdenas.

La relación entre el diálogo con la gravedad del butoh y el mundo de los sueños parece, a primera vista, paradójica ya que en las definiciones anteriores se ha insistido sobre la pasión por lo real que pulsa en el butoh desde sus orígenes. La oposición entre realidad y sueño será otra víctima de la práctica del butoh, donde todos los dualismos se desvanecen. Nos interesan los territorios que se abren entre la catarsis inconsciente y el dominio consciente de la realidad material y corporal. En el butoh, la consciencia se pone en modo escucha para captar algo de su emergencia, algo de su necesidad, algo de sus raíces, algo subconsciente, algo de su nacimiento. El cuerpo se pone a la escucha de un motivo, de una necesidad, de una fuerza, a la escucha del subcuerpo. Subcuerpo y subconsciente se fundan el uno en el otro y esta alquimia permite la equiparación entre danza y sueño.

El punto de intersección de la realidad física y psíquica ya ha sido señalado varias veces en las entradas anteriores: se trata de las sensaciones corporales. Algunas palabras más acerca de estas realidades compartidas y sin embargo incomunicables que son las sensaciones físicas nos ayudarán a atravesar la piel de las cosas y abrir un trasmundo donde nada es lo que parece.

La danza en el butoh no es asunto del cuerpo visible sino del alma oscura, para utilizar la expresión poco comercial que Mark Holborn utiliza para titular su libro de 1987. Al elegir el título para su libro que recoge sus investigaciones, Rhizome Lee asegura que el butoh sucede detrás del espejo. ¿Habría que poner a Lewis Carroll entre los abuelos del butoh, y a Alicia entre sus musas? El butoh acontece cuando intuiciones del país de las maravillas brotan dentro de la realidad convencional compartida. Estos brotes de magia no se deben al azar ni a técnicas esotéricas sino al ejercicio de la mente a permanecer en contacto con la vertiente aconvencional de la realidad corporal. Arnold Mindell, psicólogo estadounidense creador de la psicología fundada en procesos, llama cuerposueño la conexión entre las sensaciones corporales internas y las fantasías que encierran. Atravesando un proceso físico, natural y real, el butoísta o el paciente de Mindell se compromete en una transformación del cuerpo visible y convencional mediante la ensoñación de contenidos fantasiosos, imaginarios, imposibles de comprobar. Danza en este espacio sutil donde la imaginación y la intuición tocan la fisicalidad.

Las sensaciones corporales que invoco no se limitan a los órganos de sentido. Oímos, olemos, saboreamos, vemos y tocamos la realidad externa. Subyacente a estas experiencias existe todo un reino de sensaciones físicas internas. Estas sensaciones independientes de los órganos de sentido nos permiten procesar la información que recogemos gracias a nuestros sentidos pero no se limitan al mundo circundante. Estas sensaciones internas, en constante resonancia con la gravedad, la luz, la temperatura, los sonidos y especialmente con memorias y patrones corporales, constituyen una puerta de entrada al mundo subconsciente.

Alejandro Jodorowsky y Suely Rolnik, para nombrar pensadores dispares, manejan conceptos que se asimilan al cuerposueño de Mindell. Extrapolando la archiconocida reflexión sobre los miembros fantasmas a todo el cuerpo, Jodorowsky, extrañado por un consultante que le asegura no solamente sentir su mano amputada sino también su anillo de boda en su dedo fantasma, desarrolló el psicochamanismo alrededor de la posibilidad por el cuerpo fantasma de percibir, más allá de anillos imaginarios, bisturís metafóricos. En la visión del tarólogo chileno, el cuerpo físico y la mente consciente son una realización o una emanación material dentro de un campo de información. Modificando la información afectamos al cuerpo y sus síntomas físicos y mentales. Rolnik, por su parte, conceptualiza el cuerpo vibrátil para señalar la posibilidad de otra experiencia del mundo. Mediante el ejercicio de nuestra capacidad de captar sensaciones que ella denomina subcorticales, sensaciones sutiles ajenas a las categorías lingüísticas, ejercicio que nos aleja de la construcción del sujeto, es posible fomentar la experiencia del mundo como urdido de campos, flujos, intensidades, tránsitos, estanques, etc. Se hacen disponibles para el pensamiento toda una panoplia de experiencias físicas susceptibles de hacer tambalear las fundaciones más sólidas de las representaciones ficticias del mundo que lo dividen entre espacios e individuos. Desde la experiencia del cuerposueño, del cuerpo fantasma o del cuerpo vibrátil, el butoísta se adentra en las sensaciones físicas, las abre, es decir permite que la tensión se tense, que el dolor duela, que la pesadez pese, que el calor arde, etc, las intensifica hasta liberar la posible información subjetiva que encierran. Esta liberación trae a la consciencia memorias, traumas, recuerdos, fantasías inconexas, imágenes… sueños.

En escena se perciben una mano, una diagonal, un salto y un grito pero para quien baila se trata de una manada de mariposas, una niña que se acerca a la rendija luminosa de un cuarto de paredes doradas, un volcán detrás de las rodillas y el lamento de una madre rodeada de llamas a la que será secuestrado su hijo. La danza no es del cuerpo visible, no sucede sobre las planchas, no se ilumina con estos focos. En el butoh no es el cuerpo quien se mueve sino las sensaciones, la danza no sucede en la sala sino en la imaginación activa y se ilumina con nuestra capacidad compartida para soñar nuestra realidad.

 

Esta entrada fue publicada en Ideas, Qué es el butoh y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bailar es soñar · ¿Qué es el butoh? #7

  1. y olé!!!!!

    muchas gracias número 7.

    website: http://www.ferychar.wix.com/site facebook: Fernando Nicolás Pelliccioli

    Me gusta

  2. Pingback: Resonancia · ¿Qué es el butoh? #9 | BUTOSOFIA

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s