El punto ciego (semana 3 de marzo)

1. La atención está en la escucha

Pronunciamos el nombre de la compañera y ella el nuestro. Intentamos pronunciarlo simultáneamente.

¿Qué es lo más interesante? Conseguirlo mediante trucos, trampas, señales, ajustes, correcciones o no conseguir la simultaneidad pero sí una atención más sutil. No siempre es intencionadamente que hacemos prevaler el resultado sobre el proceso. La costumbre del engaño se enraíza muy profundamente en nuestro cuerpo, en nuestra cultura que da luz a este cuerpo. Sólo se trata de reconocerlo, de identificar los impulsos.

A la hora de bailar en escena sabremos reconocer cuando la seducción del público prima sobre la verdad del proceso.

Repetimos con los ojos cerrados.

 

2. Juegos de brazos

Con la misma idea de irradiar nuestra atención en el espacio y sensibilizar nuestra escucha, hemos realizado algunos juegos de brazos. Recoger brazos que caen, o sea reconocer la caída y accionar antes de que el brazo cuelgue. Ojos cerrados. En movimiento, con los pies móviles.

Antebrazos en contacto, intentando tocar la línea media del cuerpo del otro. En movimiento.

Palmas de las manos contra palmas de las manos, pequeña danza donde intentamos sentir e influir en los pies del otro, desde nuestros pies. Y pequeño combate donde intentamos sacar el otro de sus pies.

Transformamos la emoción en atención y consciencia, la risa en sonrisa, el ruido en escucha.

Finalmente hemos realizado un pequeño ejercicio para diferenciar los músculos de la imaginación, para percibir la importancia y la fuerza de un cuerpo pensante, de un pensamiento irradiando el cuerpo y el espacio a través de éste.

 

3. El esqueleto lumínico

El esqueleto está vinculado al sistema nervioso, a las líneas, a la imaginación. Hemos trabajado aplicando la imagen de la luz a los huesos. Hueso por hueso o esqueleto entero, hemos ido agrandando el radio de proyección del hueso. Dentro de la piel, en periferia, hacia las extremidades del cuerpo, en la sala entera (o bien una luz difusa o bien un foco tipo linterna) y finalmente atravesando las paredes hacia las calles, mares y lunas. Abrimos una improvisación con este material estando atentos a los huesos más resistentes a la luz.

Ampliamos la impro hacia las sensaciones, imaginando que cada sensación es una luz, una luz torcida o oscura o intensa, cada sensación ocupa un campo espacial que no conoce la diferencia entre dentro y fuera.

 

4. El punto ciego

Al finalizar la impro os invité a hundiros en un punto ciego, el primero que se manifiesta en vuestra mente. Todo sistema de luz tiene un punto oscuro. Hundidos ! Entrad en este agujero negro. Durante diez minutos hemos realizado la meditación del abismo detallada por Arnold Mindell en su libro Quantum mind. Volvimos del agujero negro con una imagen en el bolsillo, una imagen para el espacio o para el cuerpo.

 

5. Abismo teatral

Una serie de solos donde mostrábamos nuestra exploración del punto ciego. Entro en una zona oscura y me lanzo, me abandono. Utilizo la energía de las mentes del público para hundirme más, utilizo la atención de la gente para explorar la oscuridad. Reconozco los trucos, las seducciones de mi mente para la gente que mira, identifico el yo que se apodera del cuerpo, lo relajo y sigo hundiéndome en la extrañeza y la oscuridad del cuerpo.

En El funámbulo, Jean Genet escribe: “Si bailas para el público, éste lo sabrá, entonces estarás perdido.” E insiste: “Baila para ti, no para nosotros. No es una prostituta que venimos a ver en escena sino un amante solitario.” Hijikata Tatsumi, que performó un tiempo bajo el nombre de Hijikata Genet, sabía que, como también escribió Genet, la función de la escena es la fascinación y no la diversión.

El aburrimiento que a veces proyectamos en la mente de la gente que nos ve o el aburrimiento que sentimos a la hora de mirar alguien buceando a menudo va acompañado de una sensación negativa. Queremos petardos ! En el budismo zen japonés, el aburrimiento es un punto de pasaje fundamental ya que nos permite percibir cosas imperceptibles mientras seguimos buscando.

Aunque no olvidemos el público nuestra función no es seducirlo. Nuestro compromiso es con la realidad de este cuerpo en este espacio.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s